Por su seguridad evite el vaho en los cristales

Una de las mayores complicaciones de conducir en invierno es que se empañen los cristales, evitarlo podría quitarle varios problemas de encima, incluso salvarle la vida. Cuando llega dicha estación, se le presta atención al acondicionamiento de la casa para contrarrestar las frías temperaturas; se cambia la ropa por una mucho más abrigada, todo para estar más cómodos, además de proteger la salud. Por seguridad también debe tener siempre en cuenta el saber evitar que el vaho le dé un susto.

Lo más común, es notar como se empañan las ventanas a los pocos minutos de haber ingresado al vehículo; ello sucede por la diferencia de temperatura de la respiración (que es mayor a la del habitáculo)  con respecto al interior del coche. Esta u otra situación que ocasione el fenómeno, representa grandes problemas de visibilidad, y con ello se aumenta el riesgo al ir al volante; mucho más si hay mal tiempo.

Existe una serie de consejos, los cuales pueden serle de gran utilidad, para impedir que los cristales se empañen o al menos acabar con la condensación fácilmente:

  • Ponga en marcha la calefacción del vehículo. Esto hará circular aire caliente disminuyendo la humedad que guarda el interior del habitáculo.
  • No baje los cristales de las ventanas. De esta manera el aire que se guarda dentro renueva la humedad al bajar la cantidad del vapor de agua.
  • Encienda el aire acondicionado y coloque la calefacción apuntando hacia los cristales. Así estará dando entrada al aire seco y disminuye la humedad.
  • Utilice algún producto contra el vaho. Algunas tiendas tienen este tipo de aditivos, o podría buscarlos en línea.
  • Coloque bolsas rellenas de gel sílice o bolsas desecantes (como las que trae el calzado nuevo) en el tablero y debajo de los asientos. Este material absorbe muy bien la humedad del aire.
  • Accione el botón del climatizador. Desempaña el vidrio trasero del coche, al calentarse sus filamentos (“líneas” que a veces apenas se alcanzan a ver). No olvide que esto solo funciona para ese cristal específico, para el resto aplique otros métodos.

No emprenda la marcha hasta lograr controlar el problema del vaho. Si ya se encuentra en la vía, procure solucionarlo tan pronto como pueda; incluso si es preciso detenerse, busque un lugar seguro para hacerlo. No darle importancia a esta situación podría ser peligroso; esto ha sido causa de accidentes aparatosos, como por ejemplo un choque de frente que podría costarle la vida o daños irreparables de la máquina del coche.

Los daños al vehículo no serían un gran problema, si busca un reemplazo entre motores de segunda mano. Por suerte, en España hay sitios especializados en esta pieza, busque por Internet una página segura en donde le ofrezcan garantía.