Un regalo que ha usado un monton

pizarras-blancas.es foto 2

Hace poco que fue el cumpleaños de mi hija la pequeña, la verdad que no sé si es mi percepción o a los demás padres también les pasa. Cada cumpleaños que llega es mucho más difícil saber que regalar a un niño, la verdad que si no quieres ser la típica que llega con un videojuego hoy en día creo que hay pocas cosas con las que poder acertar. Recuerdo que todas las madres me han hecho la misma pregunta, ¿qué le compramos a la niña? Y la verdad que me quedo con cara de boba sin saber muy bien que decir, la verdad que luego da pena ver como la primicia solo dura el primer día sobre todo cuando se compra algo que no les hace mucha gracia lo suelen arrinconar a la primera de cambio y suelen ser juguetes que suelen ser donados a caritas o los bomberos. Pero este año no sé porque ha sido diferente pensaron en comprar una pizarra blanca con rotulador para ver la reacción de mi hija, evidentemente al verla le dio de lado enseguida, claro había muchos juguetes por abrir y es justo lo que más le llamaba la atención.

Pasó el día de su cumpleaños y al día siguiente cuando hicimos balance de todos los regalos que había tenido la pizarra desde luego fue a lo que menos caso le hizo, pintó dos o tres veces y después volvió a darle de lado, hasta que no sé porque razón llegó una tarde del colegio la sacó del armario en el que la había guardado y por arte de magia estuvo jugando a las maestras con su amiga del alma. Me sorprendió tanto que no dude en hacerles una foto y mandarla al grupo que tenemos de whatssap claro todas las madres se quedó sorprendido, me pedían el truco para que sus hijas se entretuvieran de la misma manera y mi respuesta fue inminente, comprad pizarras blancas a todos y decidles que jueguen como si estuvieran en el colegio y así fue. Como una verdadera plaga las madres hicieron pedidos de pizarras de este tipo para sus hijas, sin duda se convirtió en una autentica revolución que no dejo indiferente a nadie, benditas pizarras blancas que han hecho que nuestros hijos den de lado a los videojuegos y se centren en una cosa en concreto.