Una oportunidad para ser madre

ellaOne foto 3

Las mujeres tienen la gracia de divina de poder ser madres, solo ellas son capaces de hacer algo tan maravilloso y extraordinario, solo ellas son capaces de albergar vida en su interior, solo ellas son capaces de dar vida. Hay mujeres que son madres a edades muy tempranas, ya sea porque lo desean o por que lamentablemente cometieron un error o tuvieron un accidente al utilizar el método anticonceptivo que eligieron, otras evitan el embarazo con https://www.ellaone.es/ ya que evita el embarazo en las horas previas. Esta opción es muy utilizada por mujeres que han cometido un error a la hora de tener relaciones sexuales y no utilizar o hacerlo de manera errónea el método de barrera.

Como en todo lo que ocurre en la vida existe el lado opuesto, mujeres que desean con todas sus fuerzas ser madres y que por una cosa o por otra no lo consiguen, estas mujeres que se desesperan cada mes que en la fecha prevista tienen la menstruación, estas mujeres que intentan por todos los medios tener un hijo. Estas mujeres en los casos más extremos se someten a inseminaciones artificiales para poder ver realizado su sueño de ser madres, en algunos casos ni aún así lo consiguen, por suerte para ellas existen más alternativas, la fecundación in vitro es una de ellas, y aunque si que es cierto que esto es algo más costoso pero el resultado merece la pena. Muchos matrimonios recurren a esta técnica médica con el único fin de que la familia crezca, de que se colme de felicidad su vida y la de los suyos con la llegada de un miembro más de la familia.

Los casos más extremos, en los que ni con una fecundación in vitro recurren a la gestación subrogada o en su defecto a la adopción. Estas dos maneras de tener un hijo son tediosas y largas por todos los trámites burocráticos que conllevan y costosas pero ¿Qué no haríamos por ser madres? ¿Cuánto no daríamos por poder tener un hijo en sus brazos? ¿Cuánto no esperarían para poder oír como las llaman mamás?  Todas y cada una de etas opciones son válidas siempre y cuando el resultado sea el esperado, que no es ni más ni menos que ser madres. Una de las sensaciones más maravillosas del mundo, poder ser padres cueste lo que cueste. Pero, ¿quién puede no querer ser llamado padre?